De Vitoria a Berlin… Pasando por Madrid

Prosigo con lo que han sido mis vacaciones.
El viernes 11, tras unas muy tranquilas fiestas de Vitoria (están decayendo demasiado), partimos Igor y yo rumbo a Madrid, donde nos esperaba María. Tomamos unas cervezuelas y yo les dejé a los dos, para irme con Dani al aeropuerto a buscar a Sandra. La dejamos en la estación y nos fuimos de pingo. A Dani se le ocurrió salir en chándal y con sus zapatillas J Javier, así que el plan que tenían Igor y María no encajaba con la indumentaria del informático. No entramos en la discoteca y nos fuimos a echar unos mojitos al bar de enfrente. Al acabar Dani me dijo que me fuera a dormir a su casa que estaba cerca, a 20 minutos andando (casi hora y media de camino!!!). Al día siguiente, ya con Igor, nos fuimos a Barajas. En el aeropuerto descubrimos que Dani también iba a venir (el cabrito se lo tenía bien callado). 2 horas y media después estábamos en Schoenefeld, Berlín. Benito no estaba por la labor de venir a recibirnos así que fuimos a su casa. Reencuentro con Beni y Martina, besos, abrazos… Estábamos cansados así que cenamos, tomamos unas cervezuelas y al sobre. En una semana pueden pasar muchas cosas y es muy largo de contar. No quiero aburriros demasiado.
La ciudad ciertamente me encantó. Sus enormes avenidas, sus parques, el clima veraniego (su puta madre)… A destacar La topografíia del Terror, un museo sobre las ruinas del edificio de las SS que mostraba los horrores del nazismo (a don Reca le habría encantado). Curioso también el checkpoint Charlie, donde se señala el paso del sector americano al soviético, y donde aún hay soldados yanquis (en fin). El Reichstag, el monumento al Holocausto, la villa de Potsdam, con su enorme parque de Sant Souci (no sé cómo se escribe, pongamos que digo Sanchuchi). Los restos del muro, donde una vez más sobresale la estupidez ibérica con pintadas como "Mamá te quiero", "Estuve aquí en el verano de 2003", "Beatriz x Faustino" y un largo etcétera… También estuvimos en el museo judío, en el de Pérgamo (precioso el palacio de Alejandro Magno y poco más, Igor y yo nos entretuvimos fotografiando a las hermosas damiselas teutonas que hallamos a nuestro paso). Alexanderplatz, con su pirulí, la Universidad Humbold y la TU, donde hicimos honores a la diosa Mensa… Largos paseos a orillas del Spree. El instituto Cervantes, donde Martina ha encontrado trabajo… En fin un viaje genial, donde ante todo pudimos ponernos un poco nostálgicos, enseñarle el peor español que conocemos a Martina (esta vez acompañado de Tamariz, los Inhumanos y Torrente…). De lujo, vamos. Y todo ello con osos por todas partes.
A la vuelta, al añadido síndrome de domingo que se nos echaba encima, el infortunio se cebó con esta, vuesa merced, y perdí el móvil. Menos mal que Benito me lo recuperó, hablando con el que lo había encontrado (gracias, campeón).
Ya en Madrid más de lo mismo. Igor se fue con María y yo me quedé con Dani y Tirurí (que pasaba por ahí). Salimos por Huertas con Óscar (compi de piso de Dani) y ya bastante perjudicados nos fuimos a buscar a Sandra a Méndez Álvaro. Venía de Galicia de pasar unos días y al día siguiente partía para Bonn. Desayuno en casa de Dani y Óscar y de charleta hasta las 10 de la mañana. Luego dormir un par de horas y a Vitoria (menos mal que Igor llevaba el coche).
Un viaje fantástico que a ver cuándo repetimos. ¿Alguien se apunta al siguiente?
 
Esta entrada fue publicada en Viajes y visitas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s