El piano

Película de Jane Campion, de 1993, interpretada por Holly Hunter, Harvey Keitel y Sam Neill. Ganadora de tres estatuillas: mejor actriz (Holly Hunter), mejor actriz de reparto (Anna Paquin) y mejor guión original. Majestuosa banda sonora de Michael Nyman, que a la postre se haría archiconocida.
Recuerdo cuando la estrenaron en el viejo cine Mikeldi. No llegué a verla y reconozco que, en aquel momento, me quedé con las ganas. La verdad es que yo por aquel entonces no era más que un chiquillo y quizá no era la película más apropiada para mi edad. El caso es que había leído maravillas de ella, no sólo de la crítica (de la que procuro no fiarme demasiado), sino de buenos amigos y grandes entendidos. Ya por fin hace unos días me decidí a verla.
No es mi intención molestar a nadie, ni mucho menos. A veces pienso que tal vez sea un problema de mi insensibilidad ante ciertos aspectos del filme, o tal vez que mi limitada capacidad no da de sí lo suficiente como para poder desentrañar la ternura subyacente. Os prometo que lo he intentado. He leído varios comentarios madurados al respecto y he aquí el mío, creédme que también está muy madurado. Si no habéis visto la película es mejor que no sigáis leyendo, porque desvelo bastante la trama. Me voy a centrar en los personajes principales:
Alisdair Stewart (Sam Neill): en mi opinión este personaje está caricaturizado, es irreal y está moldeado al antojo del director para conseguir que la película encaje. Bien cierto es que representa a un agricultor que, aun habiendo prosperado, tiene un modo de ser rudo, insensible y pudoroso, muy acorde con su época. Me parece, sin embargo, una marioneta en manos del director, que lo presenta como el "malo malísimo", que no sólo es incapaz de satisfacer las necesidades de su esposa, sino que además reacciona con ira desmesurada a su ataque de celos castigando sin piedad a su esposa, donde más le duele. Para luego convertirse en una persona capaz de olvidar y perdonar a su traidor, siempre que no lo vuelva a ver, etc (ese carácter torpe, inseguro y vengativo que describe Campion habría exigido sangre y venganza).
Baines (Harvey Keitel): el mejor personaje de la película, sin duda. A pesar de ser también una persona ruda e inculta, es muy natural y sabe expresar sus sentimientos. Se da cuenta de lo que le está proponiendo a Ada y eso le hace sentirse "miserable". No encuentra ningún elemento vergonzoso en la desnudez, tanto física como espiritual y es capaz de renunciar a todo por amor.
Flora McGrath (Anna Paquin): personaje fiel a sí mismo. es la voz de Ada, su forma de comunicarse con el mundo, además de su hija (pongo este aspecto en segundo lugar a propósito). Como una niña que es, no puede soportar pasar a un segundo plano en la atención de su madre. Me parece digno de mención los ataques (nada pueriles, por cierto) que le lanza a su madre, tratándola poco menos que de furcia y llamando "padre" a Stewart. Su madre se lo tendrá en cuenta.
Ada McGrath (Holly Hunter): curioso personaje el de Ada. Mujer de mucho carácter, muda, parece enfrentada con el mundo. Tal vez se sienta vulnerable y saca las garras a la mínima, por medio de su hija. Tiene como medio de escape su piano. Es lo único en quien confía sus sentimientos. Ada descubre una salida al mundo en Baines. Aunque lo que éste le propone roza el esperpento, ella lo acepta porque su piano es lo más importante en su vida. Descubre su sexualidad en el voyeurismo de Baines (este no la toca hasta que ella acepta). Sin embargo, no me parece que ella se enamore de Baines. Ella se enamora de lo que Baines le muestra. De esa pasión que nunca ha descubierto antes. De ser el centro de atención de un hombre (ya no disfruta tanto tocando cuando no la mira un hombre desnudo y lleno de deseo). Intenta buscar esa pasión en su marido, sin ninguna recompensa y vuelve a Baines. Es en este momento cuando logra convencernos de su amor.
Sin embargo y he aquí lo mejor, no tiene ningún pudor en estar a punto de echar por la borda (casi literal) las vidas de las personas que la quieren, por puro capricho. Tiene para todos: abandona a su marido, echándolo a los leones de una localidad pequeña, donde los chismes y habladurías le van a hacer picadillo. Deja tirado a Baines, que lo ha dejado absolutamente todo por ella. Deja en la miseria a su hija. Y todo porque, ya no podría volver a tocar el piano (en realidad junto con su persona, lo único que siempre quiso). Sólo en el último instante, y por mero capricho también (no porque parezca reflexionar sobre lo demás) decide que no es el momento de morir. Curioso.
En fin, me parece que, sin desmerecer a Holly Hunter, Anna Paquin y al guionista, los Oscar que podría haber obtenido deberían ser a la mejor banda sonora y a la mejor fotografía. En realidad no me parece que las interpretaciones hayan sido malas. Todo lo contrario. Son magistrales.
Lo que me ha decepcionado de verdad es que se trate de disfrazar en historia de amor apasionado e incomprendido, otra muy distinta, donde se muestra un amor apasionado e incomprendido (que profesa Baines a Ada) acompañado de un amor apasionado e incomprendido de Ada hacia su persona. Me parece sinceramente que Ada es una persona capaz de sentir, de expresar profundos sentimientos, pero no de amar.
Como he dicho al principio no es mi intención molestar a nadie. Todo lo contrario, invito al que quiera a compartir conmigo su postura.
 
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s