La Vuelta

Por fin, casi dos años después de mi regreso, se me presentó la posibilidad de viajar a Westfalia.
La verdad es que al principio estaba bastante nervioso por eso de si habría cambiado mucho la ciudad, si me encontraría con alguien inesperado… En fin, que nos subimos desde al avión en Barajas Dani, Elena (con h o sin h?) y yo. Aterrizamos con un tiempo de perros en el aeropuerto Konrad Adenauer de Colonia y Bonn y cogimos el expreso de media noche hasta Aachen (Aquisgrán). Cogimos un taxi al centro y esa fue mi toma de contacto con la ciudad. La sensación era como si nunca me hubiera ido de allí. Como si hubieran pasado dos semanas, en vez de dos años. Cenamos algo en el Safrán (se acordaban de nosotros los camareros, jajaja) y nos fuimos al hotel. Dani, que había reservado habitación en uno de esos hoteles sin recepcionista no llevaba más que la tarjeta de crédito y se había dejado en casa el código de reserva de la habitación. Resultado, casi nos quedamos en la puta calle. Llamada a España a las 3 de la mañana y "mírame por favor el hotmail". Dormimos bajo techo.

El segundo día a Colonia. Nos disfrazamos en el tren (ver fotos). Al pasar por Düren entró en el tren una jauría de cuarentonas borrachas (eran las 11 de la mañana), que entre el "España olé" y demás cánticos farfulleadosse hiceron con el vagón. Momentos de tensión cuando una de ellas empezó a meterme mano… Llegamos a Colonia y pronto nos encontramos con Joan y Raquel, que nos sacaban unas birras de ventaja. El objetivo era encontrar abejitas, mariquitas o cualquier insecto que nos polinizara y/o nos cortase un cachito de corbata (las más feas que encontramos en el chino de la calle Ferrocarril de Madrid). No hubo mucha suerte al respecto (por qué será?). Con toda la guasa nos fuimos a la zona de copeo donde nos encontramos con Sandra y Cía. Malas costumbres las de Colonia, que incluyen la de esperar una hora en la cola de un bar para, al entrar, descubrir que no te gusta e irte. Nos agobiamos y nos fuimos para casa, previo reecuentro con Katty.
El viernes tocó visita por Aachen. Alquilamos un coche (el transporte público es carísimo si no eres estudiante) y visitamos toda la ciudad. Comimos en Pontstrasse y luego nos separamos. La tropa se fue a tomar un helado a "El negro". Yo me fui a ver a Iris. Me tomé un café con ella y quedamos para la noche. Luego fui a visitar mi viejo instituto, donde hice el proyecto de fin de carrera. Más tarde fuimos a las termas (gran invento). Tomamos unas copichuelas con Katty, Iris y sus amigas en el "Besitos" y nos retiramos.
El sábado tocó ruta holandesa. Fuimos a Maastricht donde vimos el carnaval. Bueeeno no es del todo cierto. Fuimos nada más llegar al cofisop más cercano jajajaja. A la vuelta visita a la triple frontera de Alemania, Holanda y Bélgica donde nos encontramos con Enrique Iglesias (ver fotos). Vuelta a Aachen donde visitamos a Christine (ocupó la habitación de Dani a su marcha), cenamos con Natalie (tándem de Dani) y nos fuimos de jota con Katty y su amigo Christian. Acabamos de Morning Singers (Cantamañanas) a las 5 de la mañana y me despedí de Aachen en el mismo sitio donde lo hiciera tiempo atrás: en la esquina del "Chico Mendes", Pontstrasse con Templegraben.
El domingo partimos pronto hacia Bonn, donde Sandra nos enseñó su casa. Poco después volábamos hacia Madrid, poniendo punto y final a este gran viaje.
Ya en Daganzo, en casa de mi hermano, pude dormir todas las horas que llevaba atrasadas. 
Esta entrada fue publicada en Viajes y visitas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Vuelta

  1. Dark angel dijo:

    add me

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s