“Fallas 07” o “La verbena del Turia”

Muy buenas a todos.
Gracias a la invitación, algo repentina, de Luz y al empuje de Igor para apuntarse a cualquier tipo de bombardeo, partimos la madrugada del jueves al viernes a Valencia. Preferimos coger el autobús para evitar conducir muchas horas de resaca y para dejarnos menos dinero. El viaje de ida fue un absoluto infierno. El sexto refuerzo era un autobús tercermundista fletado por el imserso. No nos cabía las piernas y así 8 horas!!!! De locos. Llegamos y tras dormir un ratillo tiramos a la plaza del ayuntamiento con Luz y con Romanos para ver (o escuchar mejor dicho) la Mascletá. Acabaríamos de petardos hasta los mismísimos. Se nos juntó Tere y fuimos a ver fallas. Tras un chocolate y unos buñuelos hicimos compra y nos preparamos para salir esa noche.
Si algo no me podría esperar yo de Valencia es que sus fiestas fueran verbeneras. Con un escenario en cada falla y en la calle. Curioso proviniendo de la cuna de "la ruta del bacalao". Esa primera noche salimos con las amigas de Luz. Volvimos relativamente pronto a casa aunque seriamente perjudicados, pero eso no nos amedrentó y nos hicimos unos buenos macarracas mañaneros.
 

El segundo día dormimos un poquito más, comimos bien (en casa de Romanos siempre es así) y nos fuimos a dar unas vueltas por el centro. Apareció Emili y también vimos a Mamen. Comenzamos pronto a sacarnos copas. Después, nos fuimos a casa de Romanos a una fiesta post Erasmus, donde pude conocer a gran parte de la generación Erasmus posterior a la mía. Estuvimos con Araceli pero no pudimos estar con José (que amenazó con aparecer por allí) ni con Álvaro (missing).
Al tercer día nos comimos una paellita en casa de Elena, en Paterna. Fuimos, después, de tranquilos a ver la Ciudad de las Artes y las Ciencias y nos vimos los fuegos artificiales desde la terraza de Romanos, sin muchas ganas de salir. Aunque, como dicen que todo es ponerse, salimos un rato y al final llegamos a casa a la misma hora que los demás días.
Todo se pasa, así que en la mañana del 19 de marzo (lunes) partimos hacia Vitoria. Dejamos un día de playa en Valencia para llegar a Vitoria nevando (horror). Un viaje en un autobús mejor que el de la ida, y amenizado por la fideuá que nos puso Luz en unos tuppers y que nos hemos comido en una estación de servicio. 
 
PD y mención especial para Igortxo que siempre se apunta a todo y consigue sacarme a mí también, para hacer el golfo.
Muchas gracias a Romanos y Luz por acogernos y aguantarnos
Me ha dado mucha pena no poder ver a toda la gente. Un beso enorme a Rosa e Irene, que ya diréis, que mira que ir este año y no el pasado…
Un beso muy especial también a María que cumple hoy otra primavera
Esta entrada fue publicada en Viajes y visitas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s