Interrail 07

Bueno, como lo prometido es deuda, aquí cuelgo un post del interrail del cual acabo de llegar apenas hace dos días. La expedición que habría de recorrer el centro de Europa estaba compuesta por Zordon (Igor), Txikito (su hermano Asier), El Atrapao (Gorka) y el Tito Rober (yo). Salimos la madrugada del viernes 20 de Julio desde el aeropuerto de Loiu en Bilbao. Nuestro objetivo era conocer las ciudades de Praga, Cracovia, Budapest, Viena, Ljubljana, Pula y Venecia. Nuestra máxima,  probar todo tipo de cervezuelas, conocer a gente de todos los lados (en especial chavalitas), pasarlo bien y gastarnos lo mínimo posible en cosas fútiles como puedan ser  el transporte público o museos.
Hasta Bilbao nos llevó en coche el padre de los Urcelay bien tempranito. Si tenemos en cuenta que el día anterior trabajé hasta muy tarde y que tuve que hacer la maleta se puede decir que empecé el viaje bastante cansado. Pero muy ilusionado eso sí. Haciendo escala en Barcelona, llegamos a mediodía al aeropuerto de Praga


Praga
Desde el aeropuerto hasta el centro de la ciudad pudimos comprobar que, efectivamente, el transporte público en Europa es "gratuito". Ese sería el único autobús que pagaríamos en todo el viaje (con excepciones que ya se irán explicando). Llegamos al albergue, que estaba bastante bien situado. Aquí estuvimos tres días y dos noches. Justo coincidimos con una fuerte ola de calor que nos acompañó todo el viaje así que la pérdida de líquidos nos obligaba a tomar una cerveza tras otra para evitar la deshidratación (bastante buenas y baratas, por cierto). Praga es una ciudad preciosa y con mucha vida nocturna. Pero hay que saber que la principal zona de copas está en las cercanías del  Puente de Carlos, y no por la zona del Museo Nacional. Lo digo porque aunque parezca una zona de marcha, nos lo encontramos plagado de putetxes. El día de nuestra marcha, considerablemente borrachos lo pasamos haciendo el ridículo en la plaza de Wenceslao gritando a todo aquel dispuesto a escucharnos "We love Prague!!!". No sé cómo no perdimos el tren nocturno a Cracovia, jajaja. Destaco sin duda el Castillo de Praga como lo más bonito de una ciudad recorrida por un romántico espíritu soñador.
Briconsejo: siempre dicen que Praga es más barato en la periferia. Asegúrate de saber a dónde vas cuando sales al extrarradio.  En Praga 8 no encontramos ni un solo bar, por no decir restaurante y acabamos comiendo a precio centro en un cutrelocal.


Cracovia
La primera impresión que me dio Cracovia no fue muy positiva. Un paisaje llano, de extensos cultivos de cereales nos acompañó desde que entramos en Polonia. Y la imagen de las afueras de la ciudad era realmente desoladora. Desde luego era un país más pobre que la república Checa. El albergue donde nos ospedamos estaba situado en pleno centro y aunque desde fuera parecía muy cochambroso resultó muy acogedor. Esa misma mañana marchamos a Auschwitz. Una visita muy impactante, ciertamente sobrecogedora. Tuvimos suerte de conocer en el trayecto hasta el campo a una pareja de Catalanes que se ofrecieron a compartir la visita guiada en castellano con nosotros. Es así como conocimos a Aneta, la guía; todo un carácter.
Por la noche visitamos la ciudad y mi impresión cambió por completo. El centro de Cracovia es precioso. Desde la plaza central bajamos hasta el barrio de Kazimier, parando de vez en cuando para reposar con una buena cerveza polaca. Cenamos en un restaurante que nos habían recomendado los catalanes y de postre nos fuimos de fiesta. No había mucha vida nocturna (era un lunes) pero encontramos un pub con bastante ambiente donde estuvimos de pingo hasta altas horas de la madrugada.
El día siguiente lo pasamos en las minas de sal de Wielicka. La guía en inglés encarecía el precio casi hasta el doble de precio, así que la cogimos en polaco. La situación rozó el surrealismo con los chistes del guía que reíamos a carcajadas. Tremendo.
En el tren a Budapest fuimos más tranquilos. Aquí conocimos a un galés al que le gustó bastante el patxaran que llevábamos, un tal Hugh.
Briconsejo: Si quieres viajar de Cracovia a Budapest mira también el autobús. El tren nocturno tarda alrededor de 10 horas en recorrer los cerca de 400 kilómetros que separan ambas ciudades. Una barbaridad.


Budapest
Llegamos de mañanita a Budapest y nos fuimos al albergue que estaba a tomar por culo al norte de Buda. No era un albergue en esencia sino que más bien era un tipo que alquilaba una habitación de su casa. La primera impresión fue demoledora. En el salón de la casa tenía dos copas de vino, ropa interior femenina en el sofá y un DVD porno en la mesa. ¡Vaya jugón! El primer día visitamos un poquito Pest, con el objetivo de pasar la tarde en los famosos baños termales de la ciudad. Al parecer llegamos algo tarde y estaban a punto de cerrar. Así que nos fuimos a la tasca más cercana, donde había música en directo. Cuatro birras después atacamos Igor y yo a dos jovenzuelas entrándoles con dos rosas de papel. Acabamos a las mil en un bareto todo pedos. Por supuesto que no nos comimos na de ná, salvo el Atrapez (por aquel entonces rebautizado como Doctor Mencélez). Mención especial para las chicas de Budapest, que ya quisieran ser tan abiertas las de Vitoria. En fin.
El día siguiente lo pasamos en los baños. Muy recomendable. Total relax.
Como ya se hacía tarde, el tercer día vimos el resto de la ciudad. La verdad es que merece la pena. Precioso, aunque el calor era insoportable.
Mención de honor al italiano que regentaba un chiringuito al lado del hostal. Su plato de especialidades húngaras consistía en el mismo escalope de siempre (comimos allí dos días), pero que llevaba un pepino adornado con la bandera de Hungría. Soberbio.
Briconsejo 1: El metro en Budapest es de pago. Si podéis coger el autobús o el tranvía os evitaréis multas.
Briconsejo 2: Los taxistas son tan pesetos como en Madrid. A la caza del guiri. Achtung!
Briconsejo 3: El Danubio sólo es azul en el vals de Strauss. Evitad beber agua del grifo so pena de iros por la pata abajo.


Viena 
Llegamos a Viena a mediodía y aprovechamos para hacer la colada. El exceso de agua de grifo bebida en Budapest hizo estragos en nuestros estómagos, dando lugar a situaciones dantescas. El albergue estaba a 10 minutos del centro y en general estaba bastante bien. Esa tarde nos llovió y no vimos todo lo que quisimos. Tuvimos un esbozo de cordura y esa noche no salimos para poder ver toda la ciudad. Al día siguiente y con mejor tiempo aprovechamos para ver el palacio de Sisí y el resto de la parte vieja. Nos quedaron algunas cosas por ver. Sin duda la ciudad más bonita del viaje.
Briconsejo: la cerveza es bastante fuerte. Cuidado con lo que bebes o puedes acabar en la plaza del ayuntamiento a las 3 de la tarde, competamente borracho y tener que echarte a dormir en un parque. Curioso.


Ljubljana
En el último momento antes de empezar el viaje decidimos variar la ruta y hacer escala en Ljubljana en vez de en Zagreb, en nuestra ruta hacia las costas adriáticas croatas. El motivo fue meramente logístico ya que sólo estaríamos allí un día y no veríamos a Martina.
Partimos pronto a coger el tren a Eslovenia. Por internet sabíamos que el tren salía de la estación del oeste. Sin embargo, cosa que el hijolagranputa que nos vendió los billetes no nos comentó, el tren salía en realidad de la estación del sur. Por supuesto lo perdimos (porca miseria para una vez que compramos lo billetes por anticipado vamos y perdemos el tren). Como no nos dejaron alquilar un coche y devolverlo en otro país, tomamos un tren a Graz y desde allí pillamos otro directo a Ljubljana. Habíamos quedado con Tina, una chica eslovena, a eso del mediodía. Para colmo, el tren desde Graz salió con retraso y llegamos a la capital eslovena a las 18:30. De paso nos encontramos con una chaparrada tremenda y con que Tina no nos cogía el teléfono, así que nos quedamos en el hostal cenando bastante bien (tirando de supermercado con sopita y todo) y escapando del diluvio universal de fuera. Por la mañana pusimos rumbo a Croacia. Toda una pena que no coincidiéramos con Martina, en Zürich con Beni (¡anda que vaya casualidad, cuantas veces voy a ir yo a Ljubljana como para que no estés tú, chiquilla!)
Briconsejo: Al loro con los pesetos (de nuevo)


Pula (Croacia)
Llegamos a Pula en el expreso de la mañana (la primera vez en mi vida que veo un tren de gasóleo). En este caso nos alojamos en unos apartamentos que estaban bastante bien. Nuestra intención era pasar un día allí y luego marchar a Rovinj desde donde cogeríamos el ferry a Venecia. Aunque el tipo de los apartamentos pronto nos convenció de que lo mejor era quedarnos allí dos días y que luego un amigo suyo nos llevaría por el mismo precio a Venecia en coche. Así que dicho y hecho. La ciudad de Pula es un antiguo asentamiento romano. Además de las ruinas pudimos ver un anfiteatro en bastante buen estado. El es lugar muy bonito pero con visos de convertirse en el nuevo Marbella, ya que lo están explotando muchísimo.
El segundo día fuimos a Premantura, donde había una pequeña península formada por calitas. Espectacular. Día playero para ponernos morenitos. Muy a gusto. Esa noche conocimos a un padre de familia y sus dos hijos de San Sebastián que estaban haciendo el mismo viaje que nosotros, pero a la inversa. Curioso.
Tal y como lo habíamos pactado, a las 9 am del día siguiente nos estaba esperando el cuñao del dueño de los apartamentos para llevarnos a Venecia (menudos figuras los dos jajaja)
Briconsejo: En las playas de Pula se estila bastante hacer nudismo. Si lo hacéis (chicos) recordad echaros cremita en todo el cuerpo.


Venecia
Fue una verdadera pena no haber tenido un camping como el de Venecia en otro sitio donde nos pudiésemos haber quedado más tiempo. Unas instalaciones grandes, con piscina y jacuzzi, mucha gente joven y una vida nocturna que ya la quisieran para sí muchas ciudades. La verdad es que Venecia nos defraudó un poquito. Es lo normal cuando oyes tantas cosas buenas de un lugar. La plaza de San Marcos desde luego es un lugar precioso pero el laberinto de canales en los que te invade un fuerte olor a cloacas deja bastante que desear. Vimos la ciudad en dos horas. Desde luego cuenta con cierto toque romántico que resulta muy atractivo pero, en mi opinión, cualquier otra ciudad con canales que  he visitado antes  (Brujas, Gante, Amsterdam, Hamburgo,…) son mucho más bonitas. Por supuesto, como era el último día salimos en el camping. Cogíamos el avión a las 9 de la mañana y escasas horas antes estábamos dándolo todo en el pub del camping. Que podíamos haber perdido el avión sin problemas, vamos.
Briconsejo: Cuidado con los carteristas vestidos de Armani en la Plaza de San Marcos (mensaje recibido por Zordon de su madre). Al parecer el resto de delincuentes son inofensivos pero los que van de Armani están dispuestos a todo por quitarte tus pertenencias.


Barna, Bilbao y a casa
A las 10 am llegamos al aeropuerto del Prat. Como nuestro avión a Bilbao salía a las 10 pm, dejamos las maletas en consigna y nos acercamos a la ciudad Condal a tomar unos vinos. Habíamos quedado con Ander en las Ramblas. Ander iba a ser el quinto integrante de La Expedición, pero al final sus compromisos conyugales no se lo permitieron. Comimos en la tasca más cañí que encontramos (muy bien por cierto) del barrio del Raval. Paseamos por el barrio Gótico hasta que decidimos pasar el resto de la tarde en una terraza con unas cañitas.
La Expedición aterrizó en Bilbao – Loiu a las 11 pm hora Zulú del 3 de agosto de 2007, sin bajas, pero bastante tocados. Por suerte en padre del Atrapao nos estaba esperando y nos llevó a casa en coche.
Sólo hubo tiempo para dormir un ratito porque al día siguiente teníamos el comienzo de fiestas de Vitoria con la bajada del Celedón. Madre mía qué manera de perjudicarnos, jajaja. Pero creo que este post estará siendo un infierno de leer así que dejaré esa historia para otra ocasión. En definitiva, el viaje fue fantástico.

Esta entrada fue publicada en Viajes y visitas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Interrail 07

  1. ASDRÚBAL dijo:

    Vaya viajecito, sí señor!!  Gracias por la crónica tan elegante y los briconsejos, seguro que útiles en un futuro.
     
    Un abz,
     
    a

  2. Noelia dijo:

    Interail!!!!!!!!!!! q recuerdos!!!!!! jejej yo lo hice el año pasado, x Francia, Holanda Belgica y Luxemburgo y la verdad es q fue una experiencai increible q no dudaria en volver a repetir… eso si! cn carrito d ruedas la proxima vez!!! jejejje
     
    Bueno, q ni he saludado!! holaaaaa
     
    Encantada d haber encontrado tu spacio, x casualité
     
    1 besico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s